Trabajadores de un supermercado en Filipinas, oraron de rodillas antes de comenzar su jornada de trabajo. Suplicaron a Dios por protección y por el fin del coronavirus en el país.

Los casos de COVID-19 en Filipinas sigue en aumento y está causando temor en la población a ser contagiado con este virus mortal, por lo que las autoridades están implementado medidas para detener el incremento de casos en la isla.


Ante la situación de incertidumbre, trabajadores en un supermercado decidieron arrodillarse antes de comenzar el día y orar a Dios para pedirle el fin de la la enfermedad.

«Es otro día para enfrentar la batalla y servir al público», escribió uno de los empleados al publicar fotos del momento en su página de Facebook. “Comenzamos este día con una oración. Juntos, oramos al Señor para que esta prueba termine pronto”, escribió el trabajador.

La oración grupal dentro del propio supermercado se compartió miles de veces en las redes sociales, como una señal de apoyo a la iniciativa de fe contra el coronavirus.

Oramos el uno por el otro mientras luchamos contra el COVID-19. También oramos por los médicos que están en primera líneas en todo el mundo, que están sacrificando sus vidas por el bien de todos los demás», dijo el empleado.

Muchos internautas elogiaron a los trabajadores del supermercados por recurrir a Dios en momentos de crisis que vive el país y el mundo.

La mayoría de comentarios coincidían en que se debe orar por los trabajadores del supermercado porque también son considerados como empleados en primera línea, ya que no están confinados en la comodidad de sus hogares, sino que se enfrentan al público todos los días, arriesgando su propia salud y seguridad. 

Filipinas registra 3.870 casos de coronavirus y 182 han perdido la vida por la enfermedad.

Fuente: Acontecer Cristiano