La Iglesia en tiempos de cuarentena.

Primeramente quiero dejar el significado de Iglesia y Templo para que podamos entender.

El término iglesia proviene del griego y significa asamblea o reunión, se trata de la edificación donde se desarrollan servicios. Por ello la Iglesia es la comunidad reunida. 

Ahora bien, el templo es el lugar de reunión

La iglesia suele ser denominada como la “Casa de Dios” ya que, si bien él es Omnipresente, es en los templos donde la comunidad cristiana se reúne a orar y a participar de los servicios.

La “primera iglesia” es la iglesia que está registrada en el Nuevo Testamento, especialmente en el libro de los Hechos.

La iglesia del Nuevo Testamento es la “Iglesia original” y la “iglesia verdadera”. La iglesia primitiva se reunía en casas particulares.

Estamos viviendo una cuarentena, donde lo templos están cerrados a causa de la pandemia de coronavirus.

En el futuro se recordará ésta cuarentena 2020, como un tiempo en el que la enfermedad y la muerte oscurecieron de repente toda la tierra.

Aún hoy en nuestra ciudad de Arroyito estamos exentos por la misericordia de Dios.

Si no estamos congregándonos en este tiempo de aislamiento, es por una razón obvia, pero no significa que dejes de orar o alabar a Jesucristo, pero debes entender que si ves a la iglesia como tu grupo local de compañerismo, o para sentir la presencia de Dios,  entonces todavía no has encontrado la verdadera iglesia. La iglesia correcta, bendecida por Dios comienza donde tú vives, tu Casa.

Cabe aclarar que no estoy diciendo que no te congregues a tu iglesia, sino que en estos días debes tener en cuenta que Dios nos está llevando a ser iglesia en nuestros hogares como en el principio.

Todos los días se reunían en el templo, y en las casas partían el pan y comían juntos con alegría y sencillez de corazón. Alababan a Dios y eran estimados por todos; y cada día el Señor hacía crecer la comunidad con el número de los que él iba llamando a la salvación. Hechos 2:46-47

Y si tú no estás ministrando al Señor en casa, entonces, lo más probable es que te hayas enfocado tan sólo en tus necesidades personales y no encontrarás la iglesia correcta hasta que vayas a tu lugar secreto de oración. Lo hallarás al darle a Jesús tiempo de calidad, ¡al servir el deseo de Jesús de tener comunión contigo!

Cuando tu hogar se convierta en una iglesia, todas tus necesidades más profundas serán saciadas, no por medios humanos, sino por tu Padre celestial, de una forma sobrenatural.

El que no aprende a ser iglesia ahora es muy difícil que lo puedan lograr después, ya que el sentido de pertenencia te lo da el Espíritu.

Tiene que ver con las personas que conocen, pero a medida que pasa el tiempo, lo Sagrado le vuelve común.