Científicos pensaron en una inédita solución para evitar el posible impacto de asteroides peligrosos.

Científicos chinos han propuesto una imaginativa nueva solución para defender la Tierra de los ataques de asteroides: una nave que recoja más de cien toneladas de rocas de un objeto cercano a la Tierra y después impacte contra el asteroide, desviándolo de su trayectoria.

Hay más de 18.000 asteroides cercanos a la Tierra, de los cuales aproximadamente 800 tienen más de un kilómetro de diámetro. Si uno de estos objetos grandes golpeara la Tierra, se produciría una catástrofe global.

Por tal motivo, científicos de China pensaron en una solución que, al menos, podría ser calificada como simple, original y creativa para defender a la Tierra.

¿Qué método tuvieron en cuenta? La respuesta que empezaron a desarrollar tiene que ver con una nave que recoja más de cien toneladas de rocas de un objeto cercano a la Tierra.

El paso siguiente, su misión, sería impactar contra cualquier asteroide que represente un potencial peligro, desviando de esta manera su trayectoria, según refleja Europa Press.

Según los especialistas, hay más de 18.000 asteroides cercanos a la Tierra, de los cuales unos 800 tienen más de un kilómetro de diámetro.

En caso de que uno de estos objetos grandes golpeara la Tierra, adelantan, se produciría una catástrofe global.

No es casual, entonces, que hayan desarrollado tecnologías de defensa planetaria. Los ejemplos que aportan los científicos y enumera el informe incluyen explosión nuclear, impacto cinético, ablación con láser, tracción con haz de iones y arrastre gravitacional para reducir el riesgo de asteroides potencialmente peligrosos.

Expertos del Centro Nacional de Ciencias Espaciales (NSSC) de la Academia de Ciencias de China propusieron entonces un concepto de impacto cinético para alejar un asteroide peligroso de la órbita que cruza el camino de la Tierra al golpearlo con rocas espaciales.

A través de esta técnica, publicada en Scientific Reports, se lanza una nave espacial no tripulada para recoger más de cien toneladas de rocas para luego golpear un asteroide que representa una amenaza.