A los 74 años falleció el gran hombre de Dios. Muchos se acercaron para decirle adiós

La despedida del Pastor Pedro Bogdan estuvo cargada de congoja y conmoción. “Partió un guía espiritual de esta comunidad Cristiana Evangélica. Fue la persona que hizo conocer a Dios a centenares, tenía una fortaleza que entusiasmaba, era un ejemplo para muchos.

Padre de multitudes, su siembra será la cosecha de todos los que formamos parte de Tabernáculo que el forjó en su corazón junto a la Pastora Ema…”

En la tierra siempre fue un referente de la Fe en Cristo el Señor, para los que lo conocieron más de cerca, él les dejó un camino marcado de cómo seguir al Maestro….”

Agradecida por tener un gran Pastor, usted fue el motor que alimentó con palabras de amor y abrazos a mi matrimonio, disfrute del banquete que Dios tiene para usted…” esas eran algunas de las palabras que expresaban los fieles y personas a través de las redes.

Pedro desempeñó un rol protagónico y de liderazgo en la comunidad de los Cristianos de la Iglesia el Tabernáculo de Arroyito, todos lo conocían por sus abrazos, integridad, su corazón y su amor por las almas.

Todos lo recordarán por ese hombre que transformó a muchas vidas y por su activa participación en la difusión del mensaje divino.

Al momento de llegar al cementerio, fueron recibidos por fieles de la familia del Tabernáculo, amigos, conocidos, autoridades municipales, Concejales y otras congregaciones.

En la despedida tuvo la palabra el hijo primogénito, el Pastor Cristian Bogdan realizando una oración de agradecimiento y adorando a Dios con la canción de Julio Melgar «Ya no soy Esclavo». ….Ya no soy un esclavo del temor, yo soy hijo de Dios, Estoy rodeado por los brazos del padre, estoy rodeado por canciones de libertad…«

Su despojos mortal fue depositado en el panteón de AMA en el cementerio de esta ciudad.

Ayer por la tarde durante el velatorio en la Iglesia el Tabernáculo (Bmé. Mitre 264), Pastores de otras iglesias y fieles se acercaron apenados y atónitos por su repentina partida absorbidos por  la tristeza con lágrimas y lamentos por el fallecimiento del Pastor.