El test desarrollado por científicos argentinos se implementa solo con una gota de sangre y permite, en un cuarto de hora, informar si la persona tiene o tuvo coronavirus. Tendría un costo accesible, de entre 5 y 7 dólares.

Allá por Noviembre comenzaba el desarrollo de científicos argentinos de un test que permitiría detectar el COVID-19 en apenas 15 minutos. Hoy la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) lo aprobó oficialmente para su uso y comienza su distribución.

Este test es innovador en el país no solo por la rapidez con la que da el resultado sino porque informa dos cosas. En primer lugar, si la persona tiene coronavirus al momento de realizarse el test y, en segundo lugar, si la persona estuvo infectada anteriormente.

El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) aportó a este producto la provisión de un insumo clave, empleado en el proceso de obtención de una proteína del coronavirus. Desde el INTI dieron detalles sobre la importancia del nuevo test argentino:

«El nuevo test rápido permitirá realizar estudios poblacionales a gran escala, mapeo y segregación de áreas. Podrá utilizarse, por ejemplo, en plazas, colectivos y escuelas para separar rápidamente a los positivos, a quienes luego se les podrá realizar un hisopado para aislar a los que están cursando actualmente la enfermedad»